Andrea: “El libro que lanzaremos tiene un resultado tan hermoso, completo, que por sí solo convence y enamora”.

Por Gabriela Verdugo Weinberger

Conocimos a Andrea en un café en La Candelaria en Bogotá. Entre calles empedradas, angostas e irregulares que siempre desembocan en espacios bellos.

Andrea llega en su bicicleta, rauda, imposible de creer en una ciudad en que pareciera que todo sube hasta alturas inasibles.

Su sonrisa atrapa de inmediato los escasos rayos de sol que el día ha decidido regalar entre chubascos.

Presurosa la vemos tomar lápiz y papel. Sus manos podrían ser de pianista. Al avanzar la conversación iremos comprendiendo que sus manos son de mujer que moldea sueños en arcilla para hacerlos realidad.

Pronto nos dirá, “en la subidas más difíciles pedaleo con mayor intensidad”. Y qué duda cabe. Sus proyectos, sus certezas, la tienen en una senda admirable, de esas que provocan onda expansiva de empatía y convicción.

Andrea González Pacheco, bogotana, trabajadora social y diseñadora industrial, es la Directora de Formación y Vinculación con Comunidades y Escritora del proyecto Mujeres Con Todas Las Letras.

“Me sumé al equipo desde mi posición reconciliadora con la mujer que soy y que reconozco en mi. Durante muchos años competí con las mujeres y mis ídolos fueron hombres. Tenía una figura femenina un poco desdibujada que con los años y las experiencias fui reconstruyendo y de esta manera entender el valor que cada mujer que había pasado por mi vida tenía. Así me di cuenta que el mundo entero seguía funcionando bajo una estructura en que las mujeres somos amenazas para las otras, estructura que estaba dispuesta a cambiar y en este proyecto encontré una forma para hacerlo. Con Mujeres Con Todas Las Letras descubrí mujeres maravillosas, inspiradoras y que ahora son mis ídolas. Son mujeres que me enseñaron a seguir abrazando la mujer que soy, y a reconocer las mujeres que tengo a mi alrededor.”

El equipo de Mujeres Con Todas las Letras decidió autoeditar y autofinanciar toda la primera etapa del proyecto. En el camino se fueron sumando profesionales de diversas áreas en Colombia, Chile, Canadá, España y Alemania. Trabajar coordinando un equipo en esas condiciones y a distancia ciertamente ha sido un desafío.

“Considero que el principal valor que tiene trabajar de manera colectiva e independiente es el valor de la sorpresa. Este valor está lleno de riesgos, alegrías, incertidumbres y situaciones que no se pueden controlar y este fue el mayor aprendizaje de este trabajo. Trabajar a la distancia, con mujeres de diferentes perfiles y con diferentes talentos te lleva a despertar la intuición y la confianza hacia el otro. Por ende, entender que estás en sintonía con seres humanos maravillosos que caminan por la misma causa es entender que los buenos sueños sí se hacen realidad”, nos precisa Andrea.

Y es que “Mujeres Con Todas Las Letra-z” es mucho más que un libro ilustrado.

“Es una necesidad social y un proyecto de vida. Está compuesto por muchas etapas en donde la inicial tiene como resultado un libro después de un proceso de investigación, descubrimiento, selección y creación”.

Andrea detalla la investigación y con razón ya que el equipo asumió el desafío de investigar para dar con 28 mujeres de ámbitos muy diversos y así poder incluir además a todos los países de América Latina.

“Personalmente asumí este desafío como una aventura posible y necesaria para seguir construyéndome como mujer lo que me llenó de pasión. Con el tiempo me di cuenta de la complejidad que esto tenía, porque realmente la información era difícil de encontrar, y lo que había, no representaba lo diversas que somos las mujeres. Tal vez esto fue lo que me llevó a disfrutar de la investigación, a que se convirtiera en un reto personal y a que no descansáramos hasta encontrar mujeres en diferentes áreas y de toda Latinoamérica. Mujeres con las que finalmente me fui identificando”.

“Tener un crisol tan diverso de mujeres, que arrojó esta investigación, me llena de satisfacción porque siento que en cada historia hay un poco de mi, un poco de cada mujer y me llena de esperanza pensar que niñas y niños en algún momento puedan sentir esto mismo”.

En “Mujeres Con Todas Las Letra-z” existe una trabajada mirada de derechos humanos que les hizo definir que el libro estaría protagonizado por niñas y niños. La inclusión como elemento articulador del libro hizo nacer a cinco personajes infantiles ilustrados que protagonizan los 28 cuentos del libro: Porfiria, Penélope, Hanna, Baldomero y Tomás.

Tomás es el personaje que creó Andrea y que protagoniza cinco cuentos del libro.

“Durante el proceso que tuve cuestionando mi posición como mujer, conociendo mis privilegios y tratando de entender cómo y bajo qué parámetros estaba configurado el mundo, entendí un poco cómo estaban organizadas las estructuras sociales y cómo en éstas las desigualdades de género se evidenciaban, pero que de la misma manera las diferencias por etnia, estatus social o poder socioeconómico, eran unas de las mayores causas de las problemáticas sociales que se estaban viviendo en el mundo. Fue así como me interesó conocer sobre la cultura afrocolombiana dándome cuenta, que así como las mujeres, esta cultura ha sido partícipe en todo el desarrollo de la humanidad pero también ha sido invisibilizada y marginada. Por eso decidí darle el toque afro al libro, con todo el respeto que las comunidades afro se merecen. A través de Tomás intento que niñas, niños y adultos reconozcan la diversidad cultural que nuestro continente, y por ende, el mundo tiene y así contribuir a que no solo se valore y reconozca a la mujer latinoamericana, sino también a las culturas que habitan en nuestro continente”.

Las delicadas y dedicadas aristas del proyecto son muchas: ilustraciones, un grupo de personajes infantiles protagonizando los cuentos, una intención de educar para ir conociendo el continente a medida que se avanza por las letras del abecedario.

“Durante los años que llevamos trabajando en el desarrollo de este proyecto hemos dedicado mucho tiempo para que cada detalle que lo compone sea único y bien pensado, lo que generó que al relacionarlos se logre una pieza literaria hecha con mucho amor y de excelente calidad.

Andrea nos cuenta sus gustos por el deporte, su inseparable amiga bicicleta, su amor por la naturaleza. Le preguntamos si concretar este libro es algo así como lograr subir una gran montaña en su vida.

“Desde hace varios años decidí que el tiempo que me dedico a mi y a hacer lo que me apasiona es fundamental y por eso monto bicicleta casi todos los días y al menos una vez por semana trato de subir una montaña o estar en contacto con la naturaleza. Haciendo estas actividades un día me di cuenta que para mi la vida y los retos que me planteaba eran como subir una montaña, de esa manera definitivamente concretar este libro y verlo ser una realidad es como llegar a una de las cumbres más esperadas. Disfruté su recorrido, comencé emocionada, con paso firme pero por momentos cuando el tiempo avanzaba y no se concretaba pensé en sentarme varias veces, miré hacia atrás para devolverme pero el camino ya caminado era largo y eso no me dejaba volver, pensé en que la cumbre nunca llegaría, pero faltando pocos metros la felicidad de sentir el objetivo planteado cerca me hace brillar los ojos, saca mi mejor sonrisa y de esa manera mis piernas caminan más rápido para culminar esa nueva montaña con éxito”.

“Con este proyecto conocí mujeres que me permitieron seguir soñando, mujeres humanas, reales, con dolores, alegrías, frustraciones pero con un motor en el cuerpo que hicieron que el mío se prendiera más fuerte para seguir creyendo en lo que hago y me refiero a las mujeres del equipo de trabajo, a las mujeres del libro, a las mujeres destacadas en redes sociales y a las mujeres que veo día a día”.

Le consultamos a Andrea por las Mujeres Con Todas Las Letras de su vida, las que la inspiran y le brindan energía para avanzar.

“Por supuesto mi mamá, Eugenia, es una mujer que desde siempre ha tenido todas las letras que existen y las que no existen. Es una mujer soñadora, apasionada y sensible, tiene estos tres elementos fundamentales para no decaer ante ninguna adversidad y eso por siempre me ha inspirado y me ha seguido inspirando cada vez que creo que no puedo avanzar. Es una mujer que me ha demostrado que las mujeres no tenemos únicos roles pues ella todo lo que se ha propuesto lo ha logrado hacer. Indiscutiblemente verla, conocerla y entenderla como un ser humano con una historia única me llena de energía para nunca parar”.

“Mi hermana, Mabel, es la mejor hermana mayor que existe, es y ha sido siempre mi ejemplo y es mi mayor admiración. Desde que tengo memoria ha sido una mujer referente en el momento en que he tenido que tomar decisiones y por supuesto es responsable de la mujer que soy hoy. Como ser humano, como profesional y ahora como madre, me ha demostrado que se puede ser una mujer excelente en todo lo que nos proponemos si se hace con amor y dedicación. Cuando pequeña me inspiró porque se destacaba entre las y los demás en las actividades que hacíamos. Durante mi adolescencia me inspiró porque lograba lo que se proponía y en este momento me inspira porque tiene un hogar maravilloso, porque disfruta ser mamá y porque ha asumido esa responsabilidad con toda la seriedad y el amor que eso implica”.

“Mi abuelita Carmen desde niña me ha inspirado por su historia de vida, sentarme a hablar con ella e imaginarla cuando ella era niña o adolescente es remontarme a años atrás y pensarla como si fuera yo, una mujer como todas, con sueños, deseos, anhelos y experiencias vida. Cuando la veo me demuestra de fortaleza. El mundo de ella era muy diferente al nuestro y a veces me hace pensar cómo logró superar tantas adversidades para ser la mujer que es hoy y tener la familia que hoy la rodea. Es una mujer con mucho amor para dar y eso me llena de energía cuando estoy con ella”.

“Mis sobrinas Penélope y Mathilda me inspiran para seguir tratando de cambiar el mundo por uno más justo e incluyente para ellas. Sus sonrisas e inocencia son un regalo maravilloso que la vida me dio para llenarme de energía y avanzar con mayor fuerza”.

El 20 de septiembre es fecha clave en Mujeres Con Todas Las Letras porque lanzarán campaña de crowdfunding para obtener recursos y permitir que el libro ingrese a imprenta.

“El libro que lanzaremos tiene un resultado tan hermoso, completo, que por sí solo convence y enamora. Sin embargo, no se pueden evitar los nervios de lanzarse al vacío porque una campaña de crowdfunding y un proyecto como este tiene la particularidad de que hay que esperar a su lanzamiento y a su desarrollo para saber con seguridad si tendrá o no el éxito esperado. Entonces por ahora solo me queda decir que ‘Mujeres Con Todas Las Letra-z’ es un libro que debe estar en la casa de cada persona, es un libro necesario para que cada uno conozca más de su historia femenina latinoamericana, se conecte con sus raíces y además que permita que nuevas generaciones tengan diversos universos como ejemplos para seguir y decidir un camino de completa inspiración. Sumarse a proyectos como éste, es hacer pequeñas acciones que nos permiten sumar a construir un mundo mejor”.

Andrea una vez mas sonríe junto a los rayos de sol de la tarde bogotana. Ya no hay chubascos, solo queda brisa. Toma su bicicleta y se despide. La vemos alejarse por las calles empedradas. Esta vez hay más luz junto a ella. Pareciera que lo inasible ya no existe y que los rincones bellos abren paso ante su pedaleo valiente de Mujer Con Todas Las Letras.