El desafío de educar con nuevos libros: no más estereotipos, sub representaciones o mujeres borradas de sus páginas.

Por Gabriela Verdugo Weinberger

Si recordamos los textos escolares que usamos en la infancia o bien si revisamos los textos que usan actualmente niños y niñas de nuestras familias y entornos, podremos evidenciar que el prejuicio y el desequilibrio de género está presente, ya sea con mujeres invisibilizadas o mostradas en roles estereotipados.

Un tema que precisa la socióloga Rae Lesser Blumberg, de la Universidad de Virginia, en Estados Unidos, quien explica a BBC Mundo que “hay estereotipos masculinos y femeninos camuflados en lo que parecieran ser roles bien establecidos para cada género. Las mujeres son sistemáticamente borradas o se las muestra en roles de subordinación. Estos libros perpetúan el desequilibrio entre los géneros. No podemos educar a niños y niñas del futuro con libros del pasado”, señala Rae luego de más de una década de investigación de textos escolares en diversos países del mundo.

Según la Unesco, estos libros representan un “obstáculo escondido” para lograr la equidad de género. Cantidad de líneas de texto, proporción de personajes, menciones en los títulos, citas en índices o cualquier otro criterio, “las mujeres son vastamente subrepresentadas en los libros y el currículo”, dice Aaron Benavot de la Universidad de Albany, en Estados Unidos y exdirector del informe de la Unesco de 2016 sobre Monitoreo de la Educación Global, a BBC Mundo.

Veamos algunos ejemplos de textos escolares chilenos:

  • Página 197 de texto escolar del año 2017 del Ministerio de Educación de Chile para segundo año básico sobre Historia, Geografía y Ciencias Sociales. Mujer es mostrada solo en una parte minoritaria de la cadena productiva de hacer pan.

  • Página 124 de texto escolar del año 2017 del Ministerio de Educación de Chile para segundo año básico sobre Historia, Geografía y Ciencias Sociales. En estas viñetas se aborda el tema del mestizaje y las mujeres son omitidas la momento de graficar el denominado conflicto mapuche.

 

Amanda Céspedes, destacada neuro psiquiatra infantil- juvenil chilena, al ser consultada por El Mostrador sobre si es posible evidenciar una diferencia en capacidades de niños y niñas o si son los estereotipos sociales los que definen sus intereses, señala que no hay diferencias sustanciales: el 90% de lo que vemos como diferencias son debidas a estereotipos sociales. El 10% restante se explica por diferencias conocidas como dimorfismo sexual cerebral, y que no tienen un impacto real en lo educativo si las didácticas son las adecuadas.”

Didácticas adecuadas que según la neurociencia están vinculadas a la atención y emoción para lograr aprendizajes significativos.

¿Entonces cuánto puede marcar la vida de un niño, niña o joven un libro maravilloso que invite a entrar a un mundo de conocimientos que queden en el alma y el corazón?

Esto es parte del espíritu que muy pronto dará vida a Mujeres Con Todas Las Letras, un libro ilustrado, en que de la A a la Z se invitará a conocer a veintiocho mujeres notables que con su quehacer e impronta hacen parte del latir de Latinoamérica.

Cada letra de este “abecedario” será una mujer, y cada letra y mujer un cuento que estará protagonizado por niños y niñas.

Una manera única, distinta, bella y emocionante de tener un libro en las manos y el corazón para re descubrir la historia femenina de América Latina y ser un aporte para avanzar en equidad de género, derribando estereotipos y visibilizando a las mujeres valientes y notables de ayer y de hoy.