Mabel: “Mujeres Con Todas Las Letras es y siempre ha sido más que un libro. Es un compromiso con la igualdad”.

Por Gabriela Verdugo Weinberger

Mabel trenza sueños como si la vida fuese un telar. Acomoda momentos entre las ideas, mezcla colores y construye tramas para edificar lo que anhela.

Abogada, experta en derechos humanos y sostenibilidad, Gestora Cultural y Actriz. A los veintidós años decidió que saldría de su Colombia natal para conocer otros mundos que abrieran aún más su alas. Antes de eso imaginó que trabajaría en una organización internacional y que sería nominada a un premio Nobel, de literatura o de la paz.

“Nunca pude decidirme”, nos confiesa entre risas. Más tarde nos aclarará que en realidad sí ganó dos premios Nobel: sus hijas, Penélope y Mathilda.

Mabel es Directora Ejecutiva, Coordinadora en Canadá y Escritora del proyecto Mujeres Con Todas Las Letras, una iniciativa que surgió en su mente y corazón el año 2014. “Ese año, Penélope y yo llegamos a vivir a Montréal, la ciudad de su papá, cuando ella tenía siete meses. Ambas comenzamos a aprender la lengua francesa al mismo tiempo y a integrarnos a un nuevo país. En ese proceso de adaptación, sentí la necesidad de despertar en Penélope curiosidad por su cultura de origen, ayudarla a descubrir su herencia y poder femenino y brindarle herramientas para que pudiera desarrollarse libremente. Quería que se sintiera orgullosa de ser mujer y de su origen latinoamericano”.

Fue así como Mabel comenzó una búsqueda incesante de libros que la ayudaran en su propósito.

“Luego de varios meses de búsqueda comprobé, que si bien existían libros que hablaban de la contribución femenina al desarrollo, la gran mayoría se referían a mujeres de origen europeo o norteamericano y prácticamente ninguno estaba dedicado a dar a conocer –y en español- a aquellas mujeres excepcionales que con talento y trabajo contribuyeron a construir lo que es hoy Colombia y América Latina. Esta constatación me animó a tomar la decisión de embarcarme en esta aventura que apenas comienza”.

“Mujeres Con Todas Las Letra-z” es un libro ilustrado que usa como excusa el abecedario para hacer un recorrido que permite conocer a mujeres notables de América Latina. De la A a la Z, cada letra es una mujer, y cada letra y mujer, un cuento. A su vez los cuentos están protagonizados por niños y niñas, fortaleciendo el que los sueños no tienen género ni límites.

El diseño, edición y maquetación del libro ya planteaba un trabajo repleto de detalles. Luego, el encontrar a 28 mujeres para que habitaran las páginas del libro, significó todo un reto. Una extensa investigación permitió conformar una nómina de mujeres de los más diversos quehaceres y que representan a todos los países de América Latina.

“Desde el principio deseábamos que la selección de las mujeres reflejara la diversidad femenina de la que somos fruto y que, de ser posible, nos permitiera incluir al menos una mujer por cada uno de los países que conforman el continente. La selección final se acerca a ese objetivo, pues es amplia y diversa y nos presenta mujeres destacadas en diversos ámbitos, y provenientes de diferentes esferas sociales, económicas y políticas. Algunas de ellas están aún vivas, unas son jóvenes y otras cuentan con largas y sólidas carreras que han sido objeto de reconocimiento en sus países y en el extranjero. Otras, fueron destacadas en épocas pasadas y aun hoy siguen siendo admiradas por sus grandes aportes”, nos detalla Mabel.

A todo este meticuloso trabajo se suma el que Mujeres Con Todas las Letras tiene la bella particularidad de ser un proyecto en el que converge un heterogéneo equipo de profesionales. El crecimiento y avance de esta iniciativa se fue dando con una orgánica de compromiso y profundo afecto.

“Siempre soñé con ser parte de un proyecto que me permitiera desafiar la distancia y estrechar lazos de amistad, aunando esfuerzos alrededor de una causa común. Hace tres años, esa posibilidad comenzó a concretarse, luego de descubrir con mi hermana que teníamos experiencias complementarias y un fuerte deseo por trabajar y pasar más tiempo juntas luego de muchos años de vivir separadas. Así nació la idea de crear Nuestro Flow, una plataforma de proyectos por la igualdad y la diversidad, espacio en el que Mujeres Con Todas Las Letras encontró el lugar apropiado para desarrollarse”.

“Con la llegada al equipo de mi gran amiga Gabriela, la idea de darle un alcance latinoamericano al proyecto empezó a concretarse y a alzar vuelo. Entonces, nos dimos a la tarea de fortalecer el equipo”.

Chile, Colombia, Canadá, España y Alemania son los países en que residen quienes actualmente integran el equipo. Cinco países en permanente conexión a distancia, cual “oficina virtual”. Es la modalidad que ha adoptado el equipo de 16 profesionales que está dando vida a Mujeres Con Todas Las Letras. Una labor poco habitual no exenta de desafíos.

“Trabajar a distancia implica asumir diferencias horarias, cargas laborales y domésticas que en ocasiones limitan el tiempo de dedicación al proyecto. Mujeres es posible gracias al cuidado, profesionalismo y generosidad de cada una de las personas que conforman el equipo porque creen en su valor y potencial transformador. A Paola, Alejandro, Ignacia, Andrea, Oscar, Alejandro, Aitor, Gina, Juliana, Gabriella, Panchi, Claudia, Joaquín, Víctor, un gracias eterno”.

Le consultamos a Mabel si siempre concibió a Mujeres Con Todas Las Letras como algo más que un libro. Su respuesta es nítida.

“Mujeres Con Todas Las Letras es y siempre ha sido más que un libro. Es un compromiso con la igualdad; una apuesta por visibilizar y conocer la historia femenina de América Latina; una invitación a homenajear a las protagonistas invisibles de nuestra historia, a aquellas que, con trabajo, talento y mucho esfuerzo, lograron abrirse un espacio que hasta entonces no existía para ellas y con valentía ejercieron su liderazgo en ámbitos tan diversos como la ciencia, la política, el deporte, las artes, para hacer posible que hoy disfrutemos de los derechos y oportunidades que tenemos”.

Mabel nos precisa que el libro permitirá conocer a mujeres pioneras, creativas, valerosas, que constituyen una pequeña muestra de la diversidad y aporte femenino al desarrollo de América Latina, “por esta razón, la publicación del libro es apenas el primer peldaño de un proyecto multimedia que soñamos desarrollar y que apunta a la construcción de un gran espacio digital que aloje y dé a conocer la historia femenina del continente”.

En esta primera etapa del proyecto, dar con 28 mujeres para el libro fue un proceso complejo, no solo por lo difícil e imperfecto de seleccionar historias notables de mujeres, cuando lo que más se desea es darlas a conocer a todas, sino por las escasas fuentes de información a las que es posible recurrir. Un continente que ha escrito sus páginas de la historia desde una perspectiva mayoritariamente masculina, claramente deja en el olvido o en las sombras a miles y miles de mujeres.

“Nos encontramos con lagunas y limitada información sobre las mujeres que han hecho parte de nuestra historia. Como una gran parte del trabajo se llevó a cabo a través de Internet, rápidamente pudimos evidenciar que no todos los países de la región cuentan con el mismo nivel de exposición en las redes y que el contenido online puede ser, en algunos casos, bastante limitado. Así, nos fue relativamente fácil encontrar información sobre un número importante de mujeres notables provenientes de países como Argentina o México, y mucho más difícil, encontrar información sobre mujeres notables de países como Nicaragua o Panamá”.

Revisamos junto a Mabel la maqueta digital del libro. Inspiración es una palabra que aflora inmediatamente. Le consultamos si todo el universo que contiene el libro permitirá distinguirlo de otros textos semejantes.

“Efectivamente, este libro hace parte de un proyecto más amplio que busca generar curiosidad en niñas, niños y grandes acerca de nuestra historia, poder y aporte femenino. Sabemos que para lograr que niñas y niños se sientan orgullosas y orgullosos de sus orígenes, deben tener acceso a conocer modelos femeninos que les inspiren. Es necesario transformar estereotipos que están muy anclados en la cultura latinoamericana, lo cual supone un proceso que tardará tiempo en dar frutos”.

Para ser un aporte en la consecución de esos objetivos, desde el proyecto decidieron levantar acciones que permitieran extender sus alcances.

“Esperamos que pronto los estantes de las librerías ofrezcan más libros, las bibliotecas más recursos, y las ciudades y comunidades más espacios donde se dé a conocer el aporte de las mujeres latinoamericanas notables y se promueva un diálogo alrededor de la importancia de la igualdad para el continente. Para contribuir a este proceso, desde “Mujeres con todas las letra-z”, hemos estructurado una serie de servicios alrededor del libro, entre los que se encuentran talleres, lecturas, discusiones, videos y otras herramientas que queremos poner a disposición de las niñas y niños del continente, pues son ellas y ellos quienes pueden contribuir a construir sociedades más solidarias, justas e igualitarias”.

Le pedimos a Mabel que nos cuente quiénes son las Mujeres Con Todas Las Letras de su vida.

“Mi mamá. A ella, debo mi compromiso social, curiosidad, integridad y amor por el trabajo bien hecho. Las mujeres de mi familia, empezando por mis tías, fuertes, generosas, valientes, que me llenaron de amor y confianza. Mis amigas, leales, talentosas e incansables, que siempre están ahí, desafiando la distancia y prestas a acompañar y a escuchar. Y por supuesto, mis dos grandes amores Penélope y Mathilda, musas, razón y guías de este proyecto”.

Y sus dos grandes amores claramente están en el latir del proyecto, ya que los cuentos que escribió Mabel para “Mujeres con todas las letra-z”, están protagonizados por “Penélope”, una niña que homenajea a sus hijas.

El 20 de septiembre es fecha clave, ya que ese día Mabel y su equipo lanzarán una campaña de crowdfunding para obtener recursos. El proyecto entrará a una etapa crucial en que la ayuda y colaboración de cientos, y ojalá miles de personas, será fundamental.

“Con el lanzamiento del crowdfunding, saldremos a buscar el apoyo financiero que necesitamos para finalizar e imprimir el libro en el que hemos estado trabajando desde hace cuatro años. Evidentemente, estamos nerviosas y exhaustas, pero también orgullosas y convencidas de que el resultado es producto del cuidado y amor con que hemos trabajado”.

“Queremos invitarles a apoyar nuestra campaña de socio-financiamiento y a aceptar la invitación a descubrir la historia femenina de América Latina de la mano de cinco grandes personajes infantiles que nos presentarán a 28 mujeres notables, modelos de inspiración y talento”.

Mabel suspira. La imaginamos trenzando historias en los cabellos de sus hijas. Depositando en ellas fuerza inusitada para que crezcan y vuelen cuan alto deseen. Aunque eso ya está ocurriendo. Mathilda y Penélope están encumbradas, firmes y espléndidas a todo viento, protegidas por las alas de Mabel. Alas valientes, aventureras, luchadoras, aguerridas, de esas que llevan a lugares mejores, donde siempre vale la pena asentar convicciones de amor e igualdad.