Mujeres del mundo rural de Latinoamérica: invisibles y sobre exigidas.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, acaba de emitir informe que da cuenta del “creciente protagonismo de mujeres en el mantenimiento socioeconómico y cultural de sus comunidades”.

El informe además destaca que las mujeres juegan un rol fundamental en la transmisión del conocimiento, incluyendo la memoria histórica de los pueblos y los saberes técnicos como el manejo agroecológico, la selección de semillas, la reproducción de plantas y los usos medicinales de las hierbas.

Un rol que para quienes vivimos en Latinoamérica es conocido y muy querido. Porque se trata de nuestras abuelas, madres, tías, hermanas, amigas, todas mujeres de gran sabiduría que impregnan de identidad cultural a Latinoamérica.

Pero la imagen idílica y cariñosa de estas mujeres se desarticula cuando analizamos los factores que están presentes en sus condiciones de vida.

Sobrecarga de trabajo, sumado a que en su gran mayoría son las únicas responsables del cuidado de enfermos, niños, niñas y ancianos, baja autonomía económica, poco acceso a medios de producción, precariedad en labores temporales que realizan, bajo acceso a cobertura de sistemas de protección social, víctimas de violencia.

Según la FAO el año 2014, por cada 100 hombres viviendo en hogares pobres en la región, había 118 mujeres en similar situación.

El tema de ingresos aumenta la desigualdad: hombres no indígenas ni afrodescendientes ganan cuatro veces más que mujeres indígenas y dos veces más que mujeres afrodescendientes.

La FAO culmina su informe señalando que avanzar en políticas de lucha contra la pobreza femenina resulta vital y debe ser enfrentada con fuerza desde toda Latinoamérica.

¿Recordaste a alguna de las mujeres notables de tu vida con este artículo?

¿Tu madre, abuela, hermana o amiga es una de estas mujeres invisibles, indispensables y sobre exigidas?

Accede aquí a informe de FAO